Capítulo 1

Todos se asombran ante los sucesos inesperados, como si no fuese obvio que la novedad es parte del tránsito de la vida. Pero a la mierda mis ganas de querer hacerle entender a los demás algo de lo que yo nisiquiera estoy segura.

Era una semana en mi nueva normalidad: arepas calientes en la mañana, nuestro perro ladrándole a la loca que lleva un pronóstico poco acertado del clima, el café quemado, él peleando con un niñato de gerente que ni sirve, yo tratando de tomarme mi dosis de “creételo, marica, pronto conseguirás más chamba” y así, pero mucho amor, vale; es la razón por la que vinimos al mundo (¿o no?).

Ahora el pronóstico es quebrar nuestra rutina de familia caribeña come arepa por la mañana y fanática desmitificadora de creencias de la gente de twitter por diversión. Maldito virus. ¿Ustedes tienen fé de que salgamos de esta? Yo qué les puedo decir si nada es en serio y lo único que me importa es lamerle la espalda a mi macho hetero blanco iracundo idealista que huele a testosterona, y bueno, terminar mi novela.

Publicado por Giorgina Mendoza Capriles

Escribidora impulsiva y cantante de ducha clásica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: